Un espacio virtual para debatir sobre los alcances del movimiento de Reconceptualización del Trabajo Social

viernes, septiembre 15, 2006

BALDOSAS ROTAS

LA NOTICIA QUINCENAL

CHILE



LA DESTRUCCIÓN DEL VALLE DE SAN FELIX
En el valle de San Félix, el agua más pura en Chile corre por 2 ríos alimentados por 2 glaciares. El agua es él más precioso recurso y se pelearan guerras por él. Los campesinos indígenas usan el agua, ellos proveen la segunda fuente de ingresos más grande en el área y no hay desempleo. Grandísimos depósitos de oro, plata y otros minerales han sido encontrados bajo los glaciares. Para llegar hasta ellos será necesario quebrar y destruir los glaciares -algo nunca concebido en la historia del mundo- y hacer 2 grandísimos huecos, cada uno tan grande como toda una montaña, uno para la extracción y uno para el deshecho de la mina.
El proyecto se llama PASCUA LAMA. La compañía a se llama Barrick Gold. La operación esta siendo planeado por una multinacional de la cual es miembro George Bush padre. El gobierno Chileno ha aprobado el proyecto para que empiece este año, 2006. La Única razón por la cual no ha empezado aun es porque los campesinos han obtenido un aplazamiento. Si destruyen los glaciares, no solamente destruirán la fuente de un agua especialmente pura, pero contaminaran permanentemente los 2 ríos de tal forma que nunca volverán a ser aptos para consumo por humanos o animales debido al uso de cianuro y ácido sulfúrico en el proceso de extracción. Hasta el último gramo de oro será enviado a la multinacional en el extranjero y ni uno le quedara a la gente a quien le pertenece esta tierra. A ellos solo les quedara el agua envenenada y las enfermedades consiguientes. Los campesinos llevan mucho tiempo peleando por su tierra pero no han podido recurrir a la TV por una prohibición del Ministerio del Interior. Su única esperanza para frenar este proyecto es obtener ayuda de la justicia internacional. El mundo debe enterarse de lo que esta pasando en Chile. El lugar por donde empezar a cambiar el mundo es nuestro lugar.

lunes, septiembre 04, 2006

ANUNCIO

A partir de este mes de septiembre, el blog De la Reconceptualización al Trabajo Social Crítico incorpora las siguientes secciones:

- Nota Editorial.

- Reportajes. Sección dedicada a realizar entrevistas a profesionales de Trabajo Social, científicos y personalidades del ámbito cultural.

- El Vuelo de los Pájaros. Sección dedicada al ánalisis social y económico.

- Baldosas Rotas: sección quincenal de noticias seleccionadas.

- Debate: sección en que se ponen a debate diversos artículos de Trabajo Social de la época de la Reconceptualización así como de otros trabajos más contemporáneos.

Tu participación y tu protagonismo dejandonos tus comentarios, tus puntos de vista permitirán que este blog vaya creciendo y ampliando su visión.

La Dirección del Blog
Alberto J. Diéguez



NOTA EDITORIAL

LA GUERRA DE LAS EDITORIALES

El negocio editorial ha sido siempre una actividad por demás rentable, a punto tal que si se conocieran las cifras más de uno se sorprendería. Pero además de negocio en nuestra profesión como en otras actividades, se ha convertido en un elemento de poder, por el cual éstas deciden los temas más apetecibles por el mercado, los autores que deben promoverse, las modas a instalar en el marco de una profesión o de la misma sociedad.

Y decimos que es muy rentable porque el costo de un libro que sale de una imprenta y llega encarecido en un 500% o más a las manos de un lector, recibiendo su autor apenas un 10% en concepto de derechos sobre el precio de venta, cuando los recibe.

En esto días nos estamos enterando por vía de Internet de la “guerra” que ha venido protagonizando alguna editorial, en un reciente congreso y que sólo se explica por la necesidad de ganar mercado y mantener un cierto monopolio editorial en la profesión. Esta práctica que viene de bastante lejos, es atentatoria a los intereses de esta como de cualquier profesión, porque se corre el riesgo de que las voces disidentes de la profesión o las visiones alternativas sean excluidas de nuestro Trabajo Social.

Garantizar en jornadas, congresos y eventos profesionales un ejercicio no monopólico por parte del comercio editorial, es garantizar el pluralismo ideológico y las distintas visiones del Trabajo Social en consonancia con los principios de una sociedad democrática. Lo contrario sería instalar en la profesión un modelo neoliberal-monopólico, que en última instancia pueda llegar a convertirse en manos de los empresarios en un comercio que a la vez de altamente rentable, sea al mismo tiempo manipulador de la actividad profesional.

REPORTAJE
DESDE INDIA UNA ENTREVISTA CON VANDANA SHIVA.

Webshots_41010


LA DEMOCRACIA DE LA TIERRA

Vandana Shiva
Kazim Tirmizey
Znet


Vandana Shiva es una activista india, escritora e intelectual. Entre sus libros se encuentran Water Wars: Pollution, Profits and Privatization: The Plunder of Nature and Knowledge y The Hijacking of the Global Food Supply. Mantuve la entrevista en marzo de 2006, y en ella hablamos sobre su último libro, Earth Democracy: Justice, Sustainability, and Peace.

Tirmizey: ¿De qué trata su libro Earth Democracy?

Shiva: Earth Democracy trata realmente sobre la vida más allá de la globalización corporativa. Sobre otro modelo, sobre otras maneras de actuar, y no sólo en el futuro sino sobre el mundo que se está constituyendo aquí y ahora.

Usted afirma que necesitamos evolucionar desde una democracia agonizante a una democracia viva. ¿Puede explicar qué quiere decir?

Lo primero que quiero decir es que la democracia que tenemos está realmente muerta en cuanto que no responde ya a los deseos de la gente. Tanto si se trata de gobiernos que van a la guerra contra la voluntad de los pueblos como si se trata de gobiernos que imponen alimentos transformados genéticamente. La muerte de la democracia se produce cuando la gente no tiene libertad. También digo que es una democracia muerta porque se sirve de las “libertades” de las corporaciones para aniquilar a las personas. Para mí, el ejemplo más dramático de esto ha sido el que 40.000 campesinos se quitaran la vida en una década a consecuencia de las normas de la globalización corporativa. Y cuando esas normas se impulsan en nombre de la libertad, entonces es una democracia asesina.

¿Cómo sería una democracia viva?

Una democracia viva es aquella en la que la gente puede tomar decisiones sobre sus vidas e influir sobre las condiciones en las que vive- cómo cultivar sus alimentos, en qué condiciones se producen sus ropas; la libertad de elegir cómo se educan sus hijos; la libertad de establecer las condiciones de acceso a la sanidad. Eso es una democracia viva. Para la gente, una democracia viva es la que se reina en donde ellos están. Una democracia viva es aquella que afecta a todos los aspectos de la vida, no sólo de la vida humana, porque nos encontramos en un momento de la evolución en el que cualquier libertad de la especie humana debe incluir la de otras especies, si no nunca tendremos libertad humana.

Un informe reciente de la ONU sobre el Desarrollo Mundial del Agua afirma que el 20 por ciento de la población mundial no tiene acceso a agua potable. ¿Cómo gestionaría una democracia viva las reservas de agua?

Yo he visto como este magnífico país, India, se ha convertido de un país donde todas las comunidades tenían agua- bien por medio de pozos o procedente de los arroyos primaverales o de los ríos- en parte de ese 20 por ciento que no tiene acceso a ella. La escasez de agua ha sido consecuencia de la tala comercial de los bosques. El primer movimiento en el que participé como joven activista y científica fue el de Chipko, para detener la tala con el fin de defender nuestros ríos y nuestros arroyos. El agua se destruye cuando Coca-Cola consume entre un millón y medio y dos millones de litros diarios en cada una de sus fábricas. Esa escasez es la que movió a las mujeres de Plachimada a cerrar una de las plantas de Coca-Cola en su pueblo. Es esa misma escasez la que ha llevado a la gente a luchar contra otras 50 fábricas de Coca-Cola que habían destruido agua. El agua quedó afectada cuando el Banco Mundial y Estados Unidos nos impusieron la denominada Revolución Verde en 1965-1966. No fue una revolución verde porque se basaba en el riego intensivo- un cultivo que necesita diez veces más agua-. Todo ello ha originado un profundo descenso de los acuíferos y el llenar de presas nuestros ríos. Todas las comunidades que viven aguas abajo de un río con una presa, carecen de agua. Todas las comunidades de una región en donde la “revolución verde” ha subvencionado el bombeo de las aguas subterráneas tienen los pozos secos, los aljibes secos, y se encuentran con una grave escasez de agua.

¿Cómo gestionaría una democracia viva los recursos de agua?

Los pueblos proporcionan agua, y los ríos muertos reviven, cuando las comunidades actúan conjuntamente y deciden cambiar del modelo de agricultura química a la agricultura orgánica. Nuestras aldeas, en una democracia viva, se comprometen a no permitir en sus pueblos los productos químicos, los organismos transformados genéticamente, o la privatización del agua. En una democracia viva, la gente puede usar diez veces menos agua sólo con usarla de forma ecológica y aprovechando cada gota. En una democracia viva, el agua pertenece a todos y se conserva colectivamente porque -al contrario de las explotaciones privadas- la conservación debe movilizar a la comunidad. No se puede conservar de forma individual sino de manera comunitaria

En su libro, a menudo se refiere a Gandhi y le cita. ¿Puede hablarnos sobre Gandhi como fuente de inspiración de La Democracia de la Tierra?

Mi más honda inspiración en Gandhi es el reconocimiento del swaraj, es decir de la autorregulación. Que no se limita al nivel nacional, sino también al nivel local y a nivel personal. Uno no se puede autorregular salvo que tenga autoorganización. De ahí que el concepto de democracia en el pensamiento de Gandhi se refiera a la capacidad última de la gente para organizar colectivamente sus vidas y su comunidad.

El segundo principio impactante de Gandhi en el que me he inspirado es el swadeshi, que significa la capacidad creativa de todos los seres humanos y de todas las comunidades para producir lo que necesitan. En la globalización, y en esta democracia asesina que tenemos, la idea es que todos deberíamos ser consumidores en lugar de productores de cosas y creadores de ideas y bienes. En eso reside la raíz de la pobreza. Es preciso que reivindiquemos nuestra capacidad de crear y producir.

Finalmente, creo que el mejor regalo que nos hizo es la consagración del rechazo a colaborar con normas injustas e inmorales. Él lo denominó satyagraha. Hace poco, nuestro Gobierno ha firmado lo que llamaría un Acuerdo Monsanto con el presidente Bush para promover en India cultivos y productos transformados genéticamente. Cuando nuestras leyes penalizan que los campesinos conserven las semillas pero permiten a Monsanto venderlas, como el algodón BT, y matan a nuestros campesinos, tenemos que mantenernos firmes y decir que no vamos a cooperar con esas leyes. Viviremos conformes con otras leyes superiores: las leyes del planeta, las leyes ecológicas, y las leyes humanas, nuestras leyes morales.

¿Cuáles cree usted que son los motivos para la aparición de los fundamentalismos y del terrorismo?

El reciente incremento de los fundamentalismos religiosos es, a mi juicio, la sombra de la globalización corporativa. Tiene sus raíces en la inseguridad que produce la globalización. La semana pasada, cuando se produjo un atentado terrorista en un templo de Varanasi- una de las ciudades más antiguas, con 5.000 años de existencia- ,en lugar de entrar en conflicto, los hindúes y los musulmanes se unieron en su diversidad y pluralismo y celebraron la llegada de la primavera, los colores de Holi, como ejemplo de nuestra diversidad. ¿Cuándo fracasa esa celebración de la diversidad? En primer lugar, cuando la gente se siente insegura y, en segundo, cuando los políticos no quieren una democracia económica, no quieren que la gente tome decisiones sobre lo que produce y lo que consume, y desvían el debate sobre la democracia hacia el odio y el miedo al Otro. En un contexto de inseguridad y en el marco de la muerte de la democracia económica, el crecimiento del fundamentalismo religioso termina por convertirse en el mejor yacimiento de voto cautivo. No resulta sorprendente que haya un crecimiento del fundamentalismo religioso en Estados Unidos. Como tampoco es una sorpresa que ese aumento del fundamentalismo religioso en India se iniciara en 1991, tras la institucionalización de las nuevas políticas económica sobre liberalización del comercio.

El terrorismo tiene unas raíces parecidas. Es la reacción de aquéllos a quienes se les ha despojado de voz. El terrorismo es el grito de los sin voz. El terrorismo no se desarrolla si la democracia prospera porque ésta asegura que su voz se oye y la disidencia se tiene en cuenta. Aunque resulta evidente en todo el mundo que la cuestión terrorista es el problema de la carencia de oportunidades para influir en el propio destino, el terrorismo no se percibe en los medios de comunicación principales como la cólera de los desposeídos sino como el de gente que tiene algún defecto genético.

Nadie nace terrorista, sino que se convierte en terrorista. El hecho de que el terrorismo esté creciendo debería obligarnos a analizar qué es lo crea las condiciones para ese crecimiento. El caldo de cultivo es la codicia de las corporaciones que quieren controlar cada gota de agua, cada gota de petróleo, cada centímetro de tierra, cada germen en este planeta. Ese tipo de codicia produce enormes exclusiones. Esas exclusiones van a generar violentas respuestas si no se restaura rápidamente la democracia pacífica. La mayoría de la gente no es consciente de que en India ya están controlados grandes sectores por quienes se adhieren a ideologías basadas en la exclusión y que recurren a métodos violentos. Es un fenómeno inevitable si se desposee y excluye a millones de personas de sus auténticos medios de subsistencia y de libertad.

¿De qué forma las mujeres promueven las culturas centradas en la vida?

Las mujeres son promotoras de esas culturas a causa de la muy antigua división del trabajo, en la que se dejaba que las mujeres se ocuparan de la vida, mientras que los hombres se desentendían de ella para alcanzar la gloria, para llevar a cabo conquistas, y se mantenía a las mujeres en circunstancias menos favorables para obtener un trabajo asalariado. La división del trabajo encomendó a las mujeres conseguir el sustento y a los hombres el mercado. La experiencia en la supervivencia ahora es imprescindible para la creación de economías vivas, centradas en la vida, y las mujeres lo están haciendo, bien sea a través del ahorro de semillas, el ahorro de agua, o por la forma de compartirla. Por medio de la creación de sistemas ecológicos de producción de alimentos y el control descentralizado de la agricultura, las mujeres se encuentran a la cabeza de las reformas de una economía no dominada por el control patriarcal de las corporaciones mundiales. Habitualmente, se define el patriarcado dentro de los límites del hogar, sin embargo cada vez más las fuerzas patriarcales consideran este hermoso planeta como si fuera su casa, en la que les gustaría disponer de todo el poder, capacidad, creatividad y productividad al margen de las mujeres. Pero las mujeres están decididas a no consentirlo. Hace dos semanas, precisamente, tuvimos una celebración en nuestra granja con 150 mujeres miembros de Navanya, el movimiento que puse en marcha, y todas ellas se comprometieron a mantener la seguridad alimentaria en sus manos; a conservar las semillas en sus manos, y no como una retórica vacía, ni como un simple slogan, sino como una manera cotidiana de vivir y que establece una diferencia fundamental.

¿Cómo evolucionar desde el mundo en el que vivimos hacia la democracia de la Tierra?

Creo que lo primero que hay que hacer es centrar nuestras vidas en la Tierra y no en la dependencia de las corporaciones o en la institución denominada Organización Mundial del Comercio, que sólo tiene diez años de existencia. Por supuesto, cada uno de nosotros estamos en diferentes puestos: algunos como profesores, otros como científicos, otros como jóvenes en paro, otros trabajan en condiciones de esclavitud. Cada uno desde sus diferentes circunstancias, y cada uno tenemos que empezar esa recuperación desde el lugar donde nos encontremos. Tenemos que unir nuestras manos con otros que pueden estar haciendo las mismas cosas que nosotros u otras diferentes. Eso realmente no importa. Tomemos como ejemplo los alimentos: cada uno de nosotros puede tomar decisiones: si los alimentos que comemos son compatibles con la democracia de la tierra o si sirven para que reforcemos la globalización corporativa. Con cada gota de agua que bebamos se plantea una elección parecida. La energía que consumimos plantea la elección entre una democracia de la Tierra o la dictadura de nuestra época. Las elecciones son ilimitadas, sólo tenemos que empezar a reconocer que nunca se da una situación en la que cualquier ser humano no tenga posibilidad de elegir. Y si no existe posibilidad de hacerlo entonces, al menos, se puede elegir decir que no.

¿Puede hablarnos sobre la gestación de este libro?

El libro surgió por dos razones: una de ellas, el que durante demasiado tiempo el movimiento de gentes que defienden su libertad ha sido etiquetado como movimiento contra la globalización. Y se ha dicho de forma repetida que “Esas gentes saben lo que no quieren pero no tienen idea alguna de lo que quieren.” Pensé que había llegado el momento de decir, a quienes creen que no sabemos lo que queremos, que lo sabemos muy bien, y que por ello, cuando la globalización corporativa se venga abajo por su falta de sostenibilidad ecológica y social, estaremos allí.

La segunda razón para escribir el libro fue porque me di cuenta de que los movimientos populares eran fuertes y podían serlo más si reconocían que no importaba lo diferentes que fueran- unos trabajando por el respeto de los derechos humanos, otros en defensa de las especies salvajes, otros por la soberanía alimentaria de los pequeños agricultores y sus familias en todo el mundo- porque cada uno de ellos eran una pieza del mosaico, parte de un tejido en el que se combinaban el cuidado de la Tierra y la defensa de las condiciones de la vida humana en el planeta, al mismo tiempo que se esforzaban por conseguir la justicia social. Todos esos esfuerzos no eran aislados, eran similares y realmente eran esfuerzos por la paz. Creaban las condiciones para la paz en una época en la que se nos dice continuamente que el camino hacia la paz es más guerra y más violencia.

¿Puede hablarnos de cómo surgió su conciencia política y ecológica?

Mi conciencia política y ecológica se ha desarrollado en varias etapas. Yo era una física entusiasta de la energía nuclear que me formaba para entrar en nuestra elite de la energía nuclear. Mi hermana, que era médico, me concienció de algo en lo que los físicos nucleares nunca piensan: que las radiaciones nucleares son peligrosas para la salud. Fue la primera vez en que me desperté a un mundo más allá de las inofensivas ecuaciones.

Mi siguiente paso fue el participar activamente en el movimiento Chipko cuando comprobé que los bosques del Himalaya iban desapareciendo a toda velocidad. Yo había crecido en sus bosques. Mi padre había sido conservador forestal y en mi infancia y juventud había observado un cambio terrible, lo que me llevó a convertirme en voluntaria del movimiento. El paso siguiente se produjo en 1982 cuando el ministerio de medio ambiente empezó a pedirme estudios. Ello llevó a la creación de la Research Foundation for Science, Technology, and Ecology. A través de ella realicé estudios participativos con comunidades y actividades de investigación que tuvieron éxito. Ganamos pleitos legales, conseguimos parar minas, monocultivos y la cría de langostinos.

El siguiente momento clave fue en 1994, el año en que sufrimos el crecimiento del terrorismo en Punjab. Estudié el Punjab para comprender por qué la tierra de la revolución verde, que había recibido el Premio Nobel de la Paz, se había convertido en una tierra de guerra. Empecé a establecer conexiones entre la violencia, el fundamentalismo, el terrorismo, la degradación ecológica, los sistemas económicos no democráticos y el desarrollo contra la voluntad de los pueblos. Fue el mismo año del desastre de Bhopal, que mató a 3.000 personas en una noche y que desde entonces ha ocasionado la muerte de un total de 30.000. Me vi obligada a examinar la agricultura industrial como un sistema bélico. Y me comprometí con la agricultura ecológica como sistema pacífico.

En 1987 me invitaron a una reunión donde las corporaciones presentaron sus planes para patentar semillas, semillas genéticamente modificadas, y conseguir tratados de libre comercio para impedir que nadie más tuviera libertad para hacer las cosas a su manera y cultivar sus propios alimentos. Decidí que tenía que empezar a recoger semillas y a proteger la biodiversidad. Desde entonces he trabajado con millones de campesinos para decir no a la OMC y al GATT, y con miles de agricultores- 200.000- para poner en marcha una alternativa.

He mencionado los suicidios de agricultores. El año 2006 ha sido, para mí, el año en el que he empleado una gran parte de mis energías en generar esperanza entre nuestras comunidades de campesinos, para que el callejón sin salida, las economías genocidas y las economías suicidas no sean la única salida. Podemos crear nuestras propias economías y no tenemos que esperar hasta que nuestro Gobierno nos diga cómo hacerlo. Sólo necesitamos volvernos hacia nosotros mismos para obtener el permiso.

Kazim Tirmizey es un periodista independiente que informa para la radio comunitaria CKUT en Montreal, y para Free Speech Radio News



EL VUELO DE LOS PÁJAROS. Sección de ánalisis social y económico.

Seagull4 http://www.sxc.hu/photo/597424

TLC:

TREINTA AÑOS DE NEOLIBERALISMO

EN AMÉRICA LATINA

Marcos Roitman
La Jornada

Tratados de libre comercio y valoraciones encubren su quehacer. Han transcurrido cuatro décadas y el camino trazado por sus estrategas, los que reparten el poder y producen ideología siguen impertérritos ante los resultados obtenidos. Un sesenta por ciento de la población mundial vive en condiciones de miseria y pobreza extrema, aumentando la desigualdad social y económica. El deterioro del medio ambiente se acelera, haciendo peligrar flora y fauna, y transformando en mercancía todo cuanto está a su alcance: el agua, el viento y el sol. La violación de los derechos humanos se generaliza. Se corre un tupido velo sobre el trabajo infantil, la semi-esclavitud y la siniestralidad laboral.

En esta dinámica, las enfermedades producidas por el alto grado de toxicidad en la producción textil, la maquila, la agricultura y la minería se han disparado en los 30 años recientes

El cáncer y las dificultades respiratorias amenazan diariamente la vida de cientos de miles de trabajadores. Lugar destacado ocupan los homicidios laborales, donde la responsabilidad del empresario se encubre bajo la doctrina de abaratar costos y maximizar beneficios. El resultado: muertes sin juzgar, donde se culpa al trabajador y se exonera al empresario, ser impoluto y generador de riqueza. Son los Slim en México; Fernando Flores y José Luis Piñera en Chile; Cisneros en Venezuela, o Pelas en Nicaragua. Pero para el homicidio de un trabajador, encubierto eufemísticamente bajo la denominación genérica de accidente laboral, la ley no prevé responsabilidades civiles y penales subsidiarias. Los empresarios no irán a la cárcel por un delito de imprudencia temeraria.

El capitalismo neoliberal se construye sobre las manos, los pies, los ojos, las orejas y los senos amputados a los trabajadores en acto de servicio, en el tajo, mientras laboraban con peligrosidad y sin la debida protección. Ellos, no otros, sufragan mansiones y la vida de placer y lujo de los multimillonarios, prologados por Carlos Fuentes. Son tantas las mediaciones, que se pierden los vínculos existentes entre capitalismo y explotación.

Presenciamos la destrucción de la ciudadanía. Asistimos a una desarticulación del ejercicio democrático. El liberalismo político arraigado en la teoría de la justicia distributiva y la desigualdad positiva no cumple con sus promesas. El mercado no genera consumidores responsables, solidarios y competitivos. Tampoco garantiza una movilidad social ascendente. Ni la educación es sinónimo de mejora en estatus y calidad de vida. Los mas preparados desempeñan trabajos por debajo de su cualificación. Las nuevas tecnologías requieren robots alegres, de comportamientos simples y disciplinados. El conocimiento no es buen compañero de viaje, supone crítica. El estado social de derecho concebido desde el mercado es un fraude. Existe una gran distancia entre su teoría y su práctica. Las tesis de Hayek, Von Mises, Rawls y sus acólitos son mitos políticos. Ninguna de las premisas del neoliberalismo se cumple. No hay aís en el mundo donde se practique y se obtengan los resultados previstos.

La realidad del neoliberalismo y sus ideas emanadas de la teoría de juegos, el pensamiento sistémico y la sociobiología, sólo pudo imponerse por la fuerza a partir de los años 70 del siglo XX, y hoy se mantiene por la violencia. Fracasa en todos los ordenes: el económico, el político, el social, el cultural. No hay por donde cogerlo. Reagan, Teacher, Pinochet, Salinas de Gortari, Felipe González, Carlos Andrés Pérez, Eduardo Frei, Ricardo Lagos, Ménem, Berlusconi o Aznar, tanto monta, monta tanto. Sean neoconservadores, democristianos, socialdemócratas, progresistas o de centro, fue su anticomunismo y la lucha contra el imperio del mal en tiempos de guerra fría su punto de unión. La caída del muro de Berlín simbolizó el triunfo ideológico y político de una generación anti-comunista. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, el anticomunismo se ha transformado en el gran escudo que encubre el fracaso del neoliberalismo. Se trata de alquimia pura. Convierten plomo en oro.

Si el anticomunismo modificó el itinerario del pensar y actuar de las sociedades occidentales, el neoliberalismo destruye ideas, gobiernos, instituciones, organizaciones y personas cuyo ideario socialista afecte la refundación neo-oligárquica del poder y ponga en cuestión el orden cultural del capitalismo occidental. La lucha se realiza en todos los frentes. No hay distingos. El proceso es complejo. Se trató de evitar el triunfo de la izquierda a cualquier precio. Golpes de Estado, guerras, procesos desestabilizadores, bloqueos, invasiones, asesinatos políticos. Sin olvidar la ilegalización de partidos, las torturas, los encarcelamientos, los acuerdos con la mafia, el cohecho, la corrupción. El mundo entero. Asia, Africa, Europa del este, América latina y Oceanía. Mientras tanto la Europa comunitaria, los países de la OTAN y los aliados estratégicos, se emplean a fondo en las transformaciones. El proceso de cambio social se renombra bajo el apelativo genérico de modernización del estado y liberalización económica. El proyecto se construye descalificando la izquierda política y social, a los sindicatos obreros, a los intelectuales y desahuciando el centro de producción del conocimiento y el debate teórico: a las universidades públicas, ahogandolas financieramente.

Pero todo tiene solución. Si la realidad es tozuda, se modifica estadísticamente. Datos manipulados y cifras macroeconómicas avalan el modelo. El cómo lo hacen es simple. Quienes buscan empleo por primera vez nunca han estado empleados, por ello no pueden estar en las listas del desempleo. Las triquiñuelas son muchas. La sociología estadística aporta los argumentos de la mentira. Pero la población se muere de hambre, la sanidad se privatiza y los servicios sociales disminuyen. Los neoliberales deberían aplicarse el cuento. Al igual que criticaron con vehemencia el comunismo por no cumplir con el principio de unidad entre teoría y práctica, deberían ser coherentes y concluir que tras 500 años de capitalismo en sus diferentes modalidades, incluido el neoliberalismo, su doctrina es un fracaso, ya que no hay congruencia entre su teoría y su practica. Con el agravante que lo existente en los países del Este no era por definición ni comunismo ni socialismo. Cuestión que no sucede con el capitalismo. ya que sus hacedores no reniegan de éste. Por el contrario, están orgullosos de sus logros.

EL NUEVO PARADIGMA: LA GUERRA INFINITA

Leonardo Boff
Publicado el día 16/08/2006 por Rebelión.

El sociólogo francés Alain Touraine que ama mucho a Brasil y que ha adoptado a América Latina como la patria de su corazón, sostiene en su reciente libro, Un nuevo paradigma: para entender el mundo de hoy (Paidós 2005), una tesis intrigante que en cierta forma nos permite entender la violencia, en realidad la guerra terrorista entre palestinos e israelíes que se está llevando a cabo en el Líbano. La tesis que él propone es que después de la caída del muro de Berlín y de los atentados del 11 de septiembre de 2001 empezó rápidamente una desintegración de las sociedades, dominadas por el miedo e impotentes ante el terrorismo.

Estaríamos asistiendo al paso de la lógica de la sociedad a la lógica de la guerra. La potencia hegemónica, Estados Unidos, ha decidido no resolver más los problemas por la vía
diplomática y por el diálogo sino por la intervención y por la guerra, llevada, si fuera preciso, a cualquier parte del mundo.

Esta estrategia posee su lógica. Se enmarca dentro de la actual dinámica de la globalización económico-financiera, que no quiere saber de ningún control o regulación social y política. Exige campo abierto para hacer la guerra de los mercados. Ha separado totalmente la economía de la sociedad, ve los estados-naciones como trabas, procura reducir el estado, difamar a la clase política y pasar por encima de los organismos de representación mundial como la ONU. Esta disolución de las fronteras ha acarreado la fragmentación de lo que constituye la sociedad. Peor aún, ha invalidado la base política y ética del sueño de una sociedad mundial, tan querida de los altermundialistas, que cuidase de los intereses colectivos de la humanidad como un todo y que tuviese un mínimo de poder central para intervenir en los conflictos y dinamizar los mecanismos de la convivencia, de la paz y de la preservación de la vida.

Esta desocialización es consecuencia de la globalización económico-financiera que encarna el capitalismo más extremo con la cultura que lo acompaña. Ésta implica la segmentación de la realidad, con la pérdida de la visión del todo, la exacerbación de la competitividad en detrimento de la cooperación necesaria, el imperio de las grandes corporaciones privadas con poquísimo sentido de responsabilidad socioambiental y la exaltación del individuo ajeno al bien común.

El mundo está en franco retroceso. La sociedad actual no se explica ya, como quería la sociología clásica, por factores sociales, sino por fuerzas impersonales y no sociales como el miedo colectivo, el fundamentalismo, el terrorismo, la balcanización de vastas regiones de la Tierra y las guerras cada vez más terroristas, por convertir en víctimas a poblaciones civiles.

Este escenario mundial dramático explica por qué ninguna instancia política mundial tiene capacidad reconocida ni fuerza moral suficiente para poner fin al conflicto palestino-israelí que está convirtiendo el Líbano en una ruina. Asistimos impotentes a la tribulación de la desolación de un sinnúmero de víctimas inocentes, de millares de refugiados y a la irracional destrucción de toda la infraestructura de un país que acababa de reconstruirse de la guerra anterior. Eso es terrorismo.

Si, impotentes, no sabemos qué hacer, procuremos por lo menos entender la lógica de esta violencia. Ella es fruto del tipo de mundo que hemos decidido construir en las últimas décadas basado en la pura explotación de los recursos de la Tierra, en la producción y el consumo ilimitados, en la falta de diálogo, tolerancia y respeto por las diferencias.

Un mundo así sólo puede llevarnos a la desocialización y a la guerra sin fin.

sábado, septiembre 02, 2006

BALDOSAS ROTAS

LA NOTICIA QUINCENAL

ARGENTINA

Agencia de Noticias Pelota de Trapo. (1de Agosto de 2006)

EL HAMBRE ES UN CRIMEN

El 70% de la población total del país menor de 18 años, o sea nueve millones y medio de niños, se encuentran viviendo en la pobreza, la mitad ya casi no come. Decenas de niños se mueren por día -menores de 5 años- por causa de pobreza. Cuando hablamos de mortandad infantil no solamente deberíamos incluir a los pequeños que se lleva la muerte sino también a los niños dañados -para siempre- física, intelectual y emocionalmente antes del nacimiento de las palabras.

El hambre es un crimen que aniquila el prodigio de la vida. Debe ser detenido. Si o si. Porque en nuestro país no faltan riquezas, ni alimentos, ni platos, ni madres, ni médicos, ni maestros, faltan en cambio la voluntad política, la imaginación institucional, la comprensión cultural y las ganas de construir una sociedad de semejantes donde broten los panes en la mesa en una mirada de manteles, para vestirse de guardapolvo blanco, para decir trabajo, para cantar infancia, para besar familia.

Sin una infancia sana, amasada y entera es impensable una Argentina mejor. Porque un país que mutila a sus niños es un país que se condena a sí mismo.

Imaginar el amor donde fue perdido, darle cuerda a nuestra dignidad, decirle NO a los accionistas de los niños descalzos. Montar en ganas: un vuelo rasante de palomas, un disparo de globos, el ratón de las monedas. No hay verdad más armada que la pura inocencia. Sí, Otro país es posible.

Víctor De Gennaro

Secretario General

Central de los Trabajadores Argentinos


Alberto Morlachetti

Coordinador Nacional

Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo


viernes, septiembre 01, 2006

DEBATE

HACIA UNA METODOLOGIA DE LA INTEGRACION

Diseños operacionales experimentales, o el camino hacia una elaboración del método único en Trabajo Social

Segunda Parte

Luis María Früm

Si aceptamos que el Trabajo Social, como disciplina profesional científica, se basa en un método único entendido como camino para llegar a un fin y que, para el logro de sus objetivos recurre a una serie de técnicas, tendremos necesidad de elaborar mediante el esquema: “hipótesis-comprobación”, un modelo básico de trabajo o diseño operacional.

Si la posibilidad de construir estos instrumentos, toma el carácter de hipótesis de trabajo, debemos plantearnos dos posibilidades básicas:

a).- Construir un modelo sobre la base de leyes y experiencias conocidas.

b) - Construir un método nuevo de solución de tareas.

Si tomamos la segunda alternativa, no tenemos respuesta posible en el conocimiento acumulado y debemos utilizar la teoría como orientadora e indicadora de áreas no explotadas del conocimiento.

Si tomamos la primera alternativa, debemos utilizar la teoría como resumen de hechos y predicción de nuevos hechos.

Siguiendo el camino lógico debemos agotar el análisis de las experiencias y conocimientos acumulados y, si no logramos la respuesta adecuada, deberemos intentar la otra alternativa.

Creemos que es importante intentar lograr, con las experiencias efectuadas hasta la fecha y con un plan de observación metodológica, diseños operacionales que integren las técnicas aplicables en un ordenamiento lógico que converjan a un objetivo determinado.

Este tema implica un concienzudo trabajo de laboratorio, un profundo intercambio de ideas y una amplia recopilación de material no fácilmente disponible en el ámbito de nuestra profesión.

La pobreza de resultados de la metodología utilizada hasta la fecha no indica en modo alguno su nulidad, por el contrario, constituyen un excelente material para iniciar el trabajo.

Lo que sucede es que frente al mundo y la problemática en que vivimos la actual metodología no resulta funcional ni operativa, siendo un deber ético de nuestra profesión trabajar por un perfeccionamiento metodológico.

El descubrimiento de la vacuna del doctor Salk, sirvió de base para desarrollar un método más sencillo pero de mayor operatividad: la vacuna Sabín oral. Valga la comparación para fundamentar la necesidad de trabajar sobre un esquema de efecto multiplicador, y que se anticipe en el tiempo.

En la actualidad, otras disciplinas supliendo sus limitaciones técnicas con un desarrollo científico, están en condiciones de efectuar una tarea similar a la nuestra, por lo menos en la pobreza de resultados.

La necesidad de contar con estos diseños operacionales reviste un carácter especial en el terreno formativo, es decir en la integración de teoría y práctica de docencia en Trabajo Social.

Los planteos formativos actuales desconectan la teoría de la práctica y dan al supervisor docente un carácter de evaluador "a posteriori", acentuando el carácter de oficio empírico y con el consiguiente riesgo técnico y ético que ello implica Debemos recordar que las características de nuestro trabajo docente aún no han desarrollado un amplio sistema de experiencias en laboratorio, por lo que la práctica se da directamente sobre la realidad. Si bien la clase como un grupo, o grupos experimentales de alumnos son de utilidad para practicar y estudiar el proceso de grupo, el tratamiento individual y la experiencia de comunidad como se enfocan hasta la fecha sólo se pueden efectuar en el medio real. No disponemos de conejillos de indias para experimentación en laboratorio y nuestra práctica es en realidad una prestación de servicio-práctica.

El trabajo de comunidad en su forma más simple tiene por objeto poner a una comunidad en situación de lograr metas deseables a través del esfuerzo conjunto de sus integrantes. En la actualidad descontamos la importancia que tiene la planificación social como elemento de análisis y determinación de los medios que permitan a la comunidad el logro de las metas deseables.

Los diseños operacionales deberán predecir factibilidad y ser el instrumento coordinador entre planificación y trabajo de campo sirviéndonos para transformar el quehacer profesional del planteo actual: operar-planificar, al de planificar-operar-evaluar.

Entendido así el método de Servicio Social tiene un objetivo básico:

CONCIENTIZAR A LA COMUNIDAD SOBRE EL POTENCIAL DE LA INTERACCION SOCIAL COOPERATIVA Y LOS LOGROS QUE DE ELLA PUEDEN PRODUCIRSE.

Para el logro de este objetivo básico utilizará como técnica fundamental el proceso de grupo en un doble significado:

1º) - Socializar y promover el potencial individual dentro del grupo.

2º) - Proyectar el potencial grupal a la interacción social cooperativa.

Este planteo implica, en relación con el esquema anterior:

a) Que en el trabajo de campo, en el sentido asistencial históricamente centrado en el tratamiento individual, se transforma en una labor de socialización y concientizaci6n del individuo a través del grupo.

b) Que el tratamiento de la prob1emática individual que excede las posibilidades de su terapia dentro del grupo, se efectuará específicamente en las instituciones asistenciales coordinadas con otros profesionales especializados (médicos, psiquiatra, abogado, etc.)

c) Que el proceso de grupo con carácter terapéutico corresponderá a una especialización profesional y se desarrollará a nivel institucional.

d) Que el método de Trabajo Social estará enfocado al tratamiento comunitario con objetivo concientizador-promotor y tanto el individuo, el grupo primario (familia) los grupos de referencia, los grupos mediatos y las estructuras institucionales, serán tratadas como parte micro-comunitarias de la comunidad social, teniendo la labor profesional la intención de un efecto multiplicador como esencia.

Bosquejo para intentar un Diseño Operacional Experimental:

Desde el punto de vista del método científico, el primer paso sería construir diseños experimentales de carácter general para ser probados y evaluados, ajustados en el juego de comprobación teoría-práctica. El resultado comprobado se constituiría en un diseño operacional profesional que nos permitirá predecir resultados acorde con las leyes sociológicas, y en función de las características de cada comunidad.

Objetivo fundamental:

CONCIENTIZACION DE UNA COMUNIDAD SOBRE EL VALOR DE LA INTERACCION COOPERATIVA COMO MEDIO DE SUPERACION.

Objetivo Instrumental:

SOCIALIZAR A LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD A TRAVES DE LOS GRUPOS NATURALES Y LA FORMACION DE GRUPOS DE INTERES.

Técnicas básicas: Comunicación y proceso de grupo.

Recursos teóricos: Sociología, Psicología, Psicología Social, Antropología.

Recursos prácticos: Relaciones Humanas, Planificación, Técnicas de Organización y Administración, Técnica de entrevista, Investigación.

Recursos Adicionales: Economía, Demografía, Psicopatología, Psicología de la Personalidad.

PASOS A SEGUIR

OBJETIVO

CARACTERISTICAS PRINCIPALES

1) Elección de la comunidad.

Determinar ámbito

Estudiar factibilidad administrativa.

2) Definición y delimitación de la comunidad.

Determinar el área geopolítica social estructural.

Localización geográfica, determinación del contexto de interacción.

3) Estudio de la comunidad.

Describir las características fundamentales y elaborar el diagnóstico preliminar.

Investigación documental. Historia de la comunidad. Estudio de planes y proyectos anteriores y actuales.

4) Entrevista con líderes institucionales.

Conocer el potencial cooperativo institucional.

Entrevista, análisis de opinión, estudio de necesidades a nivel institucional.

5) Detección de grupos naturales e institucionales.

Conocer el número y características de los procesos grupales de asociación.

Observación. Visita a instituciones, entrevistas por estratos.

6) Contactación con grupos.

Establecer una relación inicial de labor con los grupos.

Visitas. Diálogos.

7) Ofrecimiento formal de colaboración

Clarificar sobre el interés profesional y las características del trabajo social.

Participación en reuniones de grupos.

8) Análisis de la estructura grupal.

Diagnóstico grupal.

Proceso de grupo. Observación. Sociometría.

9) Problematización del grupo.

Despertar inquietudes sociales y clarificar sobre el potencial grupal.

Proceso de grupo. Participación en la dinámica.

10) Estudio de los miembros del grupo.

Diagnóstico individual para el plan de sociabilización.

Observación, entrevista individual, sociometría.

11) Sociabilización de los miembros del grupo.

Promover el potencial individual; mejorar la estructura grupal.

Proceso de Grupo. Orientacón profesional.

12) Concientización y planificación hacia la comunidad.

Efecto multiplicador y proyección a la comunidad.

Proceso de grupo. Información. Discusión.

13) Interrelación con otros grupos.

Coordinación de esfuerzos e intereses.

Entrevista entre representantes de grupos. Análisis de proyectos.

14) Ejecución de programas.

Logro de metas y gratificación grupal y comunitaria.

Investigar, Planificar, Ejecutar.

15) Evaluación

Comprobación de diseños, evaluación de efectividad, análisis de fallas.

Trabajo de laboratorio. Reuniones.

16) Concientización y promoción hacia la comunidad.

Efecto multiplicador y proyección a la comunidad.

Proceso de Grupo. Información. Discusión.

17) Interrelación con otros grupos.

Coordinación de esfuerzos e intereses. Intercambio social cooperativo.

Entrevistas entre representantes de grupos. Intercambio da ideas. Análisis de proyectos.

18) Diagnóstico de la problemática comunitaria.

Analizar y determinar relaciones de causa-efecto. Determinar metas.

Diagnóstico a cargo de la comunidad. Reuniones. Debates. Mesas de trabajo. Asambleas.

19) Planificación para la acción.

Análisis y determinación de medios para el logro de las metas comunitarias.

Investigación. Análisis y autoevaluación comunitaria. Entrevistas de grupos. Reuniones. Asambleas.

20) Ejecución de programas.

Logro de metas y gratificación grupal y comunitaria.

Accionar. Plantear. Replantear. Accionar.

21) Evaluación.

Comprobación de diseños. Evaluación de efectividad. Análisis de fallas.

Trabajo de laboratorio. Reuniones comunitarias. Reuniones de grupos. Autoevaluación.

Estos diseños o modelos operacionales, deben ser experimentados en terreno y modificados en el interjuego de teoría-práctica.

Es importante consignar que el proceso de investigación, interpretación, planificación, ejecución y evaluación debe darse en forma dinámica y permanente en cada paso y en forma creciente en todo el proceso. Es por esto que lo graficamos como una espiral en la que, alimentándose en lo anterior va ampliando su radio de acción, actuando a un nivel más alto y mostrándose en desarrollo ascendente.

El método científico no incluye la acción sin reflexión. De esta manera los cinco "ejes" son interdependientes y no pueden darse aislados sin romper la estructura del método.


lunes, agosto 14, 2006

HACIA UNA METODOLOGIA DE LA INTEGRACIÓN (1970)
Primera Parte
Luis María Früm *

Cuando tenemos una idea, valiosa o no, el principal problema que enfrentamos, es el de expresarla. Si tuviéramos un mayor dominio del lenguaje, posiblemente las ciencias estarían mas desarrolladas, porque como dijo Confucio: “Si el lenguaje no es correcto, lo que se dice no es lo que se significa; si lo que se dice no es lo que se significa, lo que debe ser hecho, queda sin hacer”.

El problema de los conceptos y lo que quieren decir, logran en determinados asuntos, dominarnos de tal forma, que usamos las palabras sin una adecuada meditación y hacemos uso de la bibliografía, que no es más que las palabras de otros, sin saber qué significan.

Demócrito decía: "Las palabras son las sombras de las cosas" y, efectivamente, un singular número de palabras que nos han enseñado, encubren con un manto de nombres, nuestro entendimiento.

Por ésta razón, para decir lo que estimo, mi opinión (respetable y discutible), he tratado de reducir el máximo la consulta bibliográfica, para obligarme a aguzar mi imaginación y dar respuesta a mis dudas.


Creo que valen para mi proceder, las palabras de Descartes, en su "Discurso sobre el Método", cuando dice: "Me propuse arrancar de mi espíritu todas las ideas que me enseñaron, para sustituirlas con otras si mi razón las rechazaba, o para refirmarme en ellas si las encontraba a su nivel. Creía firmemente que, por este medio, obtendría mejores resultados que edificando sobre viejos fundamentos y apoyándome en principios aprendidos en mi juventud, sin examinar si eran verdaderos”.

Creo que los conocimientos, tanto científicos, vulgares o filosóficos, van ingresando en nosotros y tomando una forma única e indivisible, que nos instrumenta para la vida, porque en un proceso mental, todos cumplen una función especifica pero unidos. En este momento, los conocimientos que tengo de la escritura, del uso de la máquina de escribir y mis pensamientos, configuran una UNIDAD.

Esa unidad, esa forma única, esa acción de armonizar una serie de partes en un sólo elemento coherente, que no es una simple suma de partes, sino algo nuevo y distinto, a eso que da una estructura equilibrada y dinámica, lo llamo INTEGRACION

Pero debo tener en cuenta, además, que tanto mis conocimientos como yo mismo, se sitúan en un medio, en un marco de referencias. Soy hombre en cuanto convivo con otros hombres, por lo que: mi integración será en la medida en que está integrado a ese medio.

En un primer momento, confundí integración con AJUSTE y con ACOMODACION, entendida como una postura adecuada con el lugar, pero salí de mi equívoco al comprender que el medio no está ajustado, que las partes que lo componen no están desajustadas; ajustarme a lo alienado es alienante y deduje que no podía ser integración. Como ser humano, recibo los efectos de ese desajuste, que me perjudica a mí como unidad. Pero me afecta también el desajuste de los demás, por los demás en sí y porque yo puedo ser más en cuanto los demás lo sean. Estoy tal vez integrado al desajuste y no puedo ni debo "acomodarme" sin afectar a los demás; y, en definitiva, a mí mismo.

¿Cómo lograr romper ese círculo vicioso y buscar el camino para una real integración?.

¿Cómo ser una unidad y, sin dejar de serlo, participar de la configuración de una unidad mayor?.

Comprendí entonces que, en realidad, mis conocimientos de las cosas, están "juntados", pero no integrados.

Hace unos trescientos años Descartes dijo en la regla IV de su tratado: "La Dirección del Espíritu", refiriéndose a métodos: "Reglas ciertas y fáciles, gracias a las cuales, quien las observe exactamente, no tomará nunca lo falso por verdadero y llegará, sin gastar inútilmente esfuerzo alguno de su espíritu, sino aumentándolo siempre, gradualmente, su ciencia, al verdadero conocimiento de todo aquello que sea capaz". Si mi función en el medio es la de hacer Trabajo Social, es necesario determinar una metodología de la integración, es decir una serie de pasos, para llegar a configurar una unidad coherente de conocimiento, como base fundamental para comprender al medio y planificar una acción, que permita que, todas sus partes, se superen y, a su vez, se integren en una estructura armónica y gratificante.

Uno de los problemas fundamentales aún no resuelto en materia de Trabajo Social, es el que hace a la integración. Este enunciado, muy general por cierto, puede ser encarado y analizado esquemáticamente partiendo de la base de que la desintegración (concepto opuesto de integración) se da en diversos niveles del Servicio Social. Veamos que se quiere decir con eso.

El Asistente Social ya formado, el que es como profesor o supervisor un formador, o el que como estudiante está en formación, es un ser humano. Es decir un individuo que, se supone, forma porte de una sociedad. Esa sociedad, por la influencia demográfica y tecnológica, ha entrado en lo que es dado en llamar "la revolución de las expectativas crecientes". En ella, se ha producido un cambio y no es la misma de un momento dado anterior, al momento actual. Sin entrar en apreciaciones éticas y filosóficas, en cuanto a la calidad de ese cambio, el hecho es que ES DISTINTO; y los seres humanos, en nuestro caso particular, asistentes sociales, no están insertos armónicamente en el medio, por lo cual, no está integrado a él, ergo están desintegrados.

Cuando una parte de un todo no se integra armónicamente, tratará intuitivamente de buscar una postura adecuada. Pueden darse dos variantes: que esta desintegrado y tome conciencia de ello, con lo que tratará de acelerar el proceso de su integración; o que no lo sepa y se crea integrado, siendo entonces el medio el que, imposibilitado de integrarse a sólo una parte, la sustituya o elimine. Esto puede parecer simple literatura, pero cualquiera de nosotros que tenga conciencia de su situación, sabe que el Servicio Social, como parte de la sociedad, no ha logrado una identidad claramente establecida.

Si partimos de internalizar la existencia de una desintegración o, si es menos doloroso, de falta de integración, podemos entrar a analizar por partes, algunas de las características de la misma. Para facilitar el trabajo, podemos dedicarnos a analizar el rol asistente social, ya que es adquirido y muy especifico. Tarea más sencilla que la de realizar el rol individuo, que por adscrito y muy general, nos obligaría a tocar aspectos filosóficos de muy compleja estructura.

Si la desintegración es un efecto, debemos buscar las causas que lo motivan, formulándonos una duda base: si el asistente social no está integrado, si ese rol es adquirido, si la adquisición se hace a través de un mecanismo que llamamos formación, si esa formación incluye una serie de conocimientos, ¿NO EXISTIRA UNA DESINTEGRACION EN LA FORMA EN QUE ESOS CONOCIMIENTOS SON IMPARTIDOS?.

Existen dos posibilidades: que lo dicho sean afirmaciones y, como tales, corroboradas por los hechos, o lo dicho sean hipótesis; es decir, una suposición más o menos verosímil, que implica la necesidad de corroboración en los hechos. Corroborada, se convertirá en tesis, y rechazada, nos obligará a buscar otras hipótesis más verosímiles que, como todo conocimiento reflexivo, nos lleve a la verdad.

A modo de elaboración de un marco teórico, hagamos algunas reflexiones: Para ser trabajador social, se necesita una serie de conocimientos; en esto, creo al menos, estamos todos de acuerdo. Tomando el conocimiento como cosa, puede decirse que tiene atributos de cantidad y calidad. No existe un límite definido, en cuanto a estos aspectos; por lo menos, no son medibles con patrones clásicos, tales como una escala de razones o cocientes. Pero una escala jerárquica, nos da un punto arbitrario de partida o cero, y una relación de igualdad o desigualdad. Usándola, podremos dar un límite inferior (o mínimo), para decir: conociendo hasta aquí se está instrumentado para jugar el rol de asistente social; de allí en adelante, jugará el mejoramiento individual, y hará a la jerarquía de cada unidad en particular. Si aceptamos esta reflexión, nos debemos preguntar:


¿CUÁL ES EL LIMITE MINIMO QUE ASEGURE ESA INSTRUMENTACION?

Nos estamos refiriendo específicamente a CANTIDAD. Traducido este aspecto a aquellos medibles con escalas más conocidas, diríamos: cantidad de horas dedicadas a cada conocimiento; sumando esas horas, hablaríamos de años, dedicados a conocer; y perfilaríamos así, los años de la carrera, en distintos lugares. Surgiendo nuevos interrogantes: ¿El mínimo se traduce en: dos, tres, cuatro, cinco o más años?

¿El que dedicó cuatro, sabe MAS que el que dedicó TRES?. ¿Puede ser que por saber más, el rol se diversifique y no sea uno, sino varios?

¿A cuál corresponde la denominación de Trabajador Social?

¿Podremos usar números ordinales y decir, Asistente Social de primera, de segunda, de tercera, etc.?

¿Qué cantidad de conocimientos nos acerca más a la integración con el medio?

Pero detengámonos ante tantas dudas. No dejemos que el conocimiento, que pretendemos sea científico, se impregne de subjetividad. Utilicemos una actitud práctica, dejando el problema por un momento. Veamos qué pasa en cuanto a CALIDAD.

Medir calidad de conocimiento es mucho más difícil aún que medir cantidad. Los conocimientos de un asistente social están estrechamente referidos a las llamadas ciencias sociales, muy nuevas aún, con cuerpos de teorías aún no desarrollados, por lo que el Servicio Social adolece de falta de un cuerpo coherente y operativo de teoría, resultando muy impreciso definir calidad.

Si se tratara de ciencias exactas, un matemático por ejemplo, diríamos que si sabe que dos más dos es cuatro, su conocimiento es de buena calidad, pero ¿cómo podemos determinar la calidad de los conocimientos de psicología de una escuela psicológica, con otra?.

¿Los conocimientos de sociología o de antropología de un asistente social son de mayor o menor calidad que el de otro colega?

¿O son de igual calidad en diferentes conocimientos?

Si estas dudas son válidas se complican más aún, profundizando el análisis referido al ORDEN en que esos conocimientos son recibidos, prescindiendo de cantidad y calidad.

La asimilación de conocimientos y su mejor captación, están muy ligados al ORDEN en que sean recibidos.

Para comprender una ciencia, es necesario saber qué es el conocimiento científico y qué es ciencia. Para comprender la patología psíquica es necesario saber primero qué es la psiquis y la normalidad psíquica, y podríamos continuar dando ejemplos de un cierto orden lógico para la mejor asimilación de conocimientos.

Sí aceptamos esta premisa:
¿POR QUE NO HAY DOS PROGRAMAS IGUALES EN LO QUE A ORDEN DE MATERIAS SE REFIERE, EN LOS CENTROS DE FORMACION DE ASISTENTES SOCIALES?.

Supongamos que alguna escuela tenga un ordenamiento lógico de su programa, que pudiéramos considerar óptimo. Desde el momento en que existen programas diferentes, surgen dos posibilidades:

1) Que al ser diferentes del considerado lógico, SEAN ILOGICOS. Por lo tanto, no ayuden a la integración.

2) Que sean también lógicos. Entonces, el orden de las materias, no influye y nuestra premisa debe ser rechazada.

Para mostrar la desintegración en otro nivel, podemos mencionar el problema que hace a la administración de la formación. Si un estudiante se está formando en un centro de determinada localidad y por razones personales debe ir a vivir a otro lugar, donde también haya una escuela de Servicio Social, se encontrará que, para formarse EN LO MISMO, tiene problemas, dado que la cantidad, la calidad y el orden son diferentes y lo que ya asimiló (tradúzcase aprobó) no se enseña en el nuevo lugar y se encuentra administrativamente desintegrado.

Como vamos viendo, algo no anda bien, algo está desajustado, algo NO ESTA INTEGRADO.

Debemos tratar entonces de determinar: QUE HAY QUE INTEGRAR Y COMO IN TEGRARLO.

El profesional de Trabajo Social, debe ser integrado en su preparación para que, como parte, se integre a su vez en el medio.

La integración, en lo que hace a la formación del trabajador social, debe efectuarse en una micro-dimensión, para que luego coherentemente, se integre en una macro-dimensión.

Qué entendemos por micro-dimensión: cada unidad de formación, cada centro de asimilación de conocimientos (llámese escuela, instituto, facultad, etc.).

Qué entendemos por macro-dimensión: la totalidad de esos centros, es decir, la unidad formadora de profesionales, vista por el medio.

Analicemos la problemática de la micro-dimensión: qué hay que enseñar, y cuánto hay que enseñar.

Cada uno de estos interrogantes debe ser motivo de un estudio específico e integrado por los otros dos, y es fundamental tener presente que constituyen un desafío de plena vigencia en el cual se sustenta el futuro de la profesión.

En lo que respecta a: ¿QUE HAY QUE ENSEÑAR?, podemos esquematizar sin ser excluyentes, de la siguiente manera:

El objetivo mínimo e indivisible del Servicio Social es el individuo. Pero lo natural es que el individuo siempre esté integrando en grupos, conviviendo con otros y siempre dentro de una comunidad. Es más, aunque parezca simplista, el concepto Servicio Social indica que es "servir a la sociedad". Desde el momento en que existe el Servicio Social como una institución, producto de la cultura del hombre y existe un hombre que necesita de él, ya son dos partes de un todo; entonces podemos arriesgar en afirmar que el objetivo del Trabajo Social, es la sociedad o comunidad, como una unidad, y los grupos y los individuos de esos grupos son parte que, integradas, configuran esa unidad. De la misma manera que para el médico su objetivo es el hombre, como unidad, y cada órgano parte constitutiva "integrada", con funciones específicas, pero convergentes.

El todo no funciona si no funciona cada parte, pero cada parte no subsiste, si no existe el todo.

El asistente social hace únicamente Servicio Social. Dicho de otra manera, hace servicio a la comunidad. Aunque se dedique, en un momento dado, a una parte constitutiva "individuo o grupo", no puede perder de vista la integración de estos a la unidad social.

Si no existe un individuo aislado, ni un grupo aislado, sino un medio en el cual esas partes funcionan, no existe el caso social individual o el servicio social de grupo, como método.

Esta idea no es original, por cuanto los griegos en la antigüedad, Santo Tomás y hasta el poeta hablan del continente y no de la isla

PERO ¿SI NO SON METODOS, QUE SON? Y ¿CUAL ES SU RAZON DE SER?.

Si método es el modo de obrar o proceder con arreglo a un plan determinado, si es el conjunto de pasos para llegar a un fin, y el fin del asistente social es Servicio Social, ése SERIA SU METODO. Método que incluye siempre los pasos: investigar-diagnosticar-tratar, dedíquese a una parte o al todo.

Pero sabemos que cuando trabaja con un individuo o con un grupo, hace algo. Efectúa un conjunto de procedimientos para lograr cumplir los tres pasos del método, y un conjunto de procedimientos de que se sirve una ciencia que se denomina TECNICA.

Técnicas que serán: entrevista, reunión, observación, registro, censo, etc. o la que estimare correspondiente en cada caso. Entonces, no existen tres métodos separados, sino UNO SOLO, que por lógica, siempre estará integrado por esas partes.

Siendo técnica, el respeto por la persona, el análisis de variables, el no juzgar, el observar, serán los procedimientos éticos y formales que configurarán las técnicas.

Cuando un profesional trabaja con varias unidades a la vez, o varios profesionales las atiendan en conjunto, no se estará haciendo una INTEGRACION METODOLOGICA, sino una INTERRELACION DE TECNICAS.

Si se trata de un solo método, debemos determinar QUÉ HAY QUE SABER para configurar un cuerpo de conocimiento que sirva de instrumento para una acción eficaz.

a) Aquellos elementos de distintas disciplinas que den respuesta al QUE y POR QUE del individuo, de los grupos y de la sociedad como un todo:
* Psicología.
* Sociología.
* Psicología social.
* Antropología.
* Economía. Etc.

b) Aquellas disciplinas que nos ayuden a comprender el COMO, CUANDO
Y CUANTO de esos elementos:
* Sociometría.
* Epistemología.
* Estadística y Demografía.
* Investigación científica.
* Organización y Administración Etc.

c) Aquellos conocimientos que nos expliquen el POR QUE DEL FUNCIONAMIENTO y LA FENOMENOLOGIA que hace a las partes y las técnicas para influir en esos fenómenos;
* Relaciones humanas.
* Dinámica de grupos.
* Pedagogía.
* Entrevista individual.
* Relaciones públicas Etc.

d) Aquellas disciplinas que nos instrumenten para que, con las técnicas mencionadas anteriormente, podamos trabajar con problemas y situaciones específicas, que afecten a las partes o al todo:
* Derecho.
* Medicina Social.
* Saneamiento ambiental Etc.

Cada uno de estos temas mencionados, constituyen la integración de subtemas que, en el orden administrativo solemos designar como “bolillas”, y que tienen un orden lógico. A su vez, cada tema forma parte de un todo y es necesario integrarlo sobre la base de un objetivo específico: Trabajo Social.

Este ordenamiento lógico nos lleva al segundo punto: CUANDO ENSEÑAR CADA COSA para su mejor valoración y para que, a su vez, nos sirvan para integrar los conocimientos que se sucederán.

Si consideramos básico aprender psicología, sociología, antropología, etc., y partimos de la base que son ciencias, resultará básico conocer qué es ciencia, qué es conocimiento científico y las técnicas para investigar y conocer. Hasta pedagógicamente, elementos como investigación bibliográfica, fichado, reglas de la actividad científica, etc., nos instrumentan para mejor aprender. Se deduce entonces que a aquellas materias que cubran estos aspectos tales como: introducción a la ciencia, técnicas de investigación, estadística, demografía, sociología, psicología, etc., deben ser impartidas en la introducción del período de aprendizaje, en los primeros cuatrimestres de la carrera.

Par otra parte, no debemos olvidar que estas disciplinas deben ir integrándose al objetivo final: el Trabajo Social, siendo necesario entonces, introducirse en forma general, en las técnicas específicas de la profesión, los campos de acción y sus características, para que el estudiante pueda ir comprendiendo el por qué de las cosas y su utilidad.

Tal vez, una materia que brindara ese panorama podría desarrollarse en el mismo período.

Luego, y paulatinamente, integraríamos este conocimiento base, a lo que hace a la problemática en que se desenvuelve el todo y sus partes: la sicopatología, la socio patología, la economía, la política social, etc..

Dándonos luego de lleno a estudiar, sobre esas bases, los aspectos específicos que hacen a la participación del trabajador social, especializando el conocimiento de las técnicas, que hacen al trabajo con el individuo, el grupo y la comunidad, y su interrelación dinámica. El resultado de este ordenamiento sería una integración efectiva de los conocimientos necesarios al nivel teórico y, como la teoría es organizadora de hechos, podríamos entrar a trabajar con los hechos del campo práctico, medianamente seguros de efectuar prácticas basadas en conocimientos exhaustivos, que bien supervisados, se convertirán en un aprendizaje por la experiencia. Sin arriesgar a que realicemos una "experimentación" no científica y sujetos a convertirnos en "manoseadores" de nuestros semejantes.

Podemos detenernos un momento aquí y cotejar nuestros supuestos con la realidad actual.

¿Qué sucede en la mayoría de las escuelas de Servicio Social? ¿o por lo menos, en algunas?

Un estudiante aprende en el primer año, algunas de las ciencias, algunos de los instrumentos y algunos de los auxiliares de comprensión y efectúa trabajos prácticos en lo que es dado en llamar "caso social individual".

Si esto fuera válido, bueno, coherente, lógico, podría terminar allí su aprendizaje o su formación y estar habilitado para trabajar "solamente" con individuos aislados.

Tendría un título específico: tal vez “Asistente Social de individuos”, o “Asistente Social de tercera”. Para poder trabajar con grupos necesita otro año más, con otro poquito de ciencias, otro poquito de técnicas y está habilitado para esa tarea.

En otro orden de cosas: si ha pasado dos o tres años conociendo ciencias y efectuando trabajos de campo, que incluyen investigar para diagnosticar y diagnosticar para tratar, QUE LÓGICA tiene que, luego de eso, recién se ponga a aprender qué es ciencia, cómo se investiga científicamente, o cuales son las reglas de la actitud científica.

Esto parece una expresión de desintegración (opuesto a integración) pero, ¿en cuántas escuelas o institutos no se enseña: técnicas de investigación, antropología, psicología social, en el segundo o tercer año, cuando ya se le han aprobado al estudiante, algunas las prácticas de trabajo con individuos y con grupos?. Aprobación que, por otra parte, los habilita automáticamente, ya que no se repite la experiencia y se pasa a otro tipo de trabajo práctico.

¿CÓMO PODEMOS INTEGRAR EL TRABAJO DE CAMPO, SI NO ESTAN INTEGRADOS LOS CONOCIMIENTOS BASICOS, QUE CONSIDERAMOS INDISPENSABLES PARA EFECTUAR ESA TAREA DE CAMPO, CON FUNDAMENTACION CIENTIFICA?

En otro orden de cosas, ¿qué sucede con las personas que tienen a su cargo dar la formación?. ¿Los profesores que brindan los conocimientos fundamentales de cada disciplina?.

Desde el momento en que tienen un título académico que los acredita, (médico, abogado, psiquiatra, estadígrafo, etc), debemos dar por sentado que tienen los conocimientos de su disciplina específica integrados.

Pero esa integración de una parte, está a su vez integrada con el todo, ¿en este caso con el Trabajo Social?.

Desde el momento en que no tienen el titulo específico, podemos al menos, DUDAR. Y, si dudamos, podemos suponer que, de ser cierto, quien reciba los conocimientos, tendrá serias dificultades para integrarlos espontáneamente.

Podrá tener excelentes conocimientos de cada disciplina, en forma aislada, pero ¿cómo logrará que ese conocimiento sea integrado y operativo para su trabajo?. Un montón de poquitos no hacen un todo.

¿Cómo podemos lograr estructurarlos?

Arriesguemos dos posibilidades:

a) Que todo profesor que instrumente en una disciplina especifica, sea además, trabajador social y oriente la parte al todo. Una sociología para el Trabajo Social, una estadística para el Trabajo Social, etc.

b) Que los profesores de cada materia se integren al objetivo, a través de un programa de materias elaboradas por el centro de estudios, los trabajadores sociales y él. Explicándosele en profundidad los fundamentos del programa, en función del objetivo integrador.

Con respecto a la primera posibilidad, podríamos suponer que es la ideal. Pero muy difícil de lograr, ya que no se ajusta a la realidad de medios. Valioso tenerla en cuenta, para cubrir en la medida de las posibilidades.

La segunda, es la que se adecua a la realidad, y es necesario efectuar planes coherentes para su logro.

Esta tarea debe estar a cargo de la dirección del instituto o escuela, y de aquellos profesionales que conozcan el objetivo final en profundidad.

Para ello, es básico que quien tenga la autoridad final y, por ende, la responsabilidad (llámese director, decano, jefe, etc.) sea indefectiblemente un profesional con título habilitante, en materia de Trabajo Social. Mal se puede integrar una estructura, si el eje de la misma, no está integrado al objetivo.

Es importante, además, tener en cuenta que se debe fijar la cantidad, la calidad y el orden de cada materia, efectuando trabajos de más amplío espectro, con los otros profesores, para evitar superposiciones, para complementar, en síntesis, para integrar el programa de estudios.

La formación de gabinetes interdisciplinarios, la discusión metódica y continuada, la elaboración de programas analíticos, la consulta y la participación activa de los estudiantes, son imperiosas necesidades para este logro.

Estos supuestos que hemos visto, hacen a la integración en la micro-dimensión. Veamos ahora, qué sucede en la macro-dimensión, es decir, en la totalidad de los centros de formación, a nivel nacional e inclusive internacional-.

A partir de la integración de un programa de formación a nivel de cada unidad, es necesario integrarlos al conjunto, logrando, no uniformidad puramente comparativa, puesto que puede haber uniformidad en la mediocridad, sino logrando armonía, entendida como la conveniente proporción y concordancia de unas cosas con otras.

Dado que, como decíamos, para que el conjunto funcione se necesita que cada parte esté en condiciones; pero el conjunto es una unidad que a su vez afecta a las partes; debemos efectuar la tarea desde las dos dimensiones, hacia un justo medio, es decir, cada escuela debe analizar y efectuar su proyecto de programa, pero todas las escuelas, a través de la institución que las coordine, trabajar en conjunto. Especialmente, si el medio ve los resultados como producto del conjunto, en este caso, los trabajadores sociales surgen de la carrera de Trabajo Social, sin que se analice que una tiene treinta materias u otra quince, que una dure tres años en su desarrollo, y otra cuatro.

Es, además, necesario, urgente e indispensable, un organismo administrativamente ágil e instrumentado, que inspeccione y fiscalice la labor de los centros de formación, teniendo como instrumento guía, un programa científicamente preparado, a nivel nacional.

Parecería fácil lograr una metodología de la integración pero, en realidad, es muy difícil. Especialmente si los que estamos en la tarea de formar (seamos profesores o supervisores), hemos estudiado dos o tres años, y actualmente preparamos a nuevos profesionales en cuatro o cinco años.

Tenemos, cuanto menos, un déficit de cantidad, que suplimos con un aprendizaje privado, leyendo o experimentando, casi siempre sin método, y sobre las bases de una enseñanza recibida que, lamentablemente, no ha sido integrada.

Es necesario que primero hagamos un esfuerzo para capacitarnos e integrar nuestros conocimientos, instrumentándonos, para dar luego a otros futuros profesionales, conocimientos integrados. Dado que la situación se presenta como un círculo vicioso, debemos romperlo, tal vez, con un centro de formación de profesores y supervisores en Trabajo Social. Efectuando profundos y reflexivos seminarios de investigación en este campo, no "turísticos" encuentros de dos o tres días, sino programas de estudio de largo alcance.

Lejos de ello, formamos parte de los centros de estudio, que hacen el Servicio Social de nuestros países, y en vez de dedicarnos a perfeccionar nuestro conocimiento, continuamos la tarea, con buena voluntad y sin método. Mientras vemos que otros colegas "tan poco integrados como nosotros", abren escuelas y escuelitas por todos lados, sin fundamento, sin ciencia, sin lógica, ingresando a la macro-dimensión de la formación nacional en Servicio Social, para sólo aumentar la desintegración.
Para dar cohesión a la macro-dimensión, es necesario empezar ya un intercambio activo de programas, de ordenamiento y contenido de los mismos, de bibliografía, de experiencias, de técnicas de enseñanza, etc. formándonos nosotros, para luego dar una formación integral.

Logrando un patrón único, que perfile una identidad nacional del Servicio Social, y basamentando su integración al medio.

Si se diera la integración de conocimientos, como una unión de partes constitutivas de un todo, en la misma forma que en química se elabora un compuesto, debemos pensar en que la variedad de elementos que integran el Trabajo Social, necesitarán de un agente catalizador, que en el terreno del Trabajo Social, es el AMOR AL PROJIMO.

Si realmente, tenemos amor por los demás, todo el esfuerzo que hagamos para mejorarlos y así proyectarnos como, diría Valentina M. de Ugarte, "haciendo el bien, pero haciéndolo bien", no sería un esfuerzo en vano.

No seremos técnicos sin sentimiento, pero tampoco debemos ser sentimientos sin técnica, porque el Trabajo Social es un camino que se debe efectuar con método, pero como dijo Walt Whitman: "Aquel que camina una sola legua sin amor, camina amortajado, hacia su propio funeral".


NOTA: La segunda parte de este trabajo, se pone a discusión durante el mes de setiembre de 2006.


*Luís María Früm. Trabajador Social egresado del Instituto del Ministerio de Asistencia Social (Instituto de Bolívar); miembro del Grupo ECRO. Fue Director de la Escuela de Trabajo Social de Mercedes (San Luís – Argentina). Se ubica entre los principales pensadores de la Reconceptualización del Trabajo Social Argentino. NOTA:
Autor de numerosos artículos publicados por la Revista Hoy en el Trabajo Social y la editorial ECRO y otros mimeografeados; dictó numerosos cursos y seminarios sobre Praxeología. Fue asesinado por la dictadura militar el 18 de junio de 1976.